Se perdió la magia...

By 14:00:00 , , , ,


Vengo con el alma un poquito destrozada, porque siento como si me hubiesen arrancado un trocito de mí misma. Y es que ya sabéis que para mí las bibliotecas son templos sagrados en los que reinan el silencio, la paz y los libros, tres de mis máximas en la vida. Una biblioteca aporta imaginación, calidez, amparo. Una biblioteca te envuelve y te protege.

Para las que como yo vivimos en un  lugar en el que la lluvia es incesante, una biblioteca es nuestro refugio, nuestro hogar, un lugar en el que no mojarse pero sí empaparse entre libros e historias, rodeados del olor a papel usado, de tarjetas con fechas de devoluciones en las que uno se mimetiza no solo con el lugar, sino también con el resto de personas que tomaron prestado el mismo libro que tienes tú en las manos, y eso crea sin pretenderlo, un nexo de unión telepático.

Fachada de la Biblioteca de Bidebarrieta
Como con todo, tengo mis favoritas en mi Bilbao: una es la Biblioteca de Bidebarrieta y otra es la del Azkuna Zentroa (conocido previamente con "Alhóndiga"). De esta última os hablaré otro día, pero hoy quiero explicaros un poquito la primera. Aquí os presento una de mis bibliotecas de cabecera.

SU HISTORIA


El edificio fue encargado por la asociación  "El Sitio" en homenaje a los defensores de Bilbao fallecidos en los asedios o sitios que la ciudad sufrió durante las Guerras Carlistas.
En 1938, tras la toma de Bilbao por las tropas franquistas en La Guerra Civil Española, la Sociedad es disuelta y su sede incautada, destinada como hospital de guerra. No es hasta 1942 cuando la adquiere el Ayuntamiento de Bilbao, para alojar  la Biblioteca y Archivos Municipales. Se inaugura nuevamente el 11 de febrero del 46.
En el 83 las inundaciones en la villa ocasionaron muchísimos daños, especialmente en el Casco Viejo de Bilbao. Aquí comenzó una obra integral de restauración que duró cinco años, hasta que el 1 de diciembre de 1988 se abrió al público, únicamente ya como Biblioteca Municipal.


EL EDIFICIO

Lo construyó el arquitecto bilbaíno Severino de Achúcarro entre 1888 y 1890. Destaca su fachada, de línea barroca, romántica y bastante ornamentada, así como el pan de oro de las numerosas molduras que tiene. En su decoración destacan:





LA VIDRIERA DE LA ESCALINATA

Única y original, de marcada influencia oriental, tiene en la parte central, grabado al ácido sobre vidrio plaqué rojo, el escudo de Bilbao, dentro de un círculo a modo de bomba, símbolo de " El Sitio", por alusión a la sbombas caídas sobre Bilbao en 1874.





EL SALÓN DE ACTOS

Está decorado con representaciones de la música, el canto, la danza, la prestidigitación, la comedia, la tragedia y las conferencias. Estas actividades se ven protagonizadas por figuras de niños enclavados en un ambiente celeste y rodeado de nubes. Es magistral. 
Ahora se conoce como "Bidebarrieta Kulturgunea" y acoge actos culturales de toda índole.

Preside siempre el Salón de Actos, el personaje estrella: Don Miguel de Unamuno
Sí, ya no os suelto más chapa, prometido; quería hacer una introducción para quien no la conozca o la haya visitado en alguna ocasión, se sienta un poco más cómodo con mi entrada.
Al lío.


Coincidiréis conmigo en que lo mágico de ir a la librería o a la biblioteca es pasear entre estantes, coger ese título que te ha hecho ojitos, toquitearlo, olerlo, hojearlo y ojearlo, sin prisas, sientiendo esa especie de melodía que aporta el pasar las hojas lentamente, único leve ronroneo que se puede percibir mientras lo demás continua en silencio, reinando la concentración, decidiendo qué ejemplar o ejemplares saldrán contigo y terminarán en tu casa. Qué idílico, qué romántico, qué etéreo y pasional, y y y...

Y ahora imaginad que en esta biblioteca tan emblemática deciden retirar la sala de préstamos bibliotecarios y para pedir un libro, tienes que buscarlo en tu casa desde la web, llevarlo anotado y que te lo entreguen en un mostrador, en el que esperas unos minutos a que el funcionario que corresponda busque y te entregue, como quien pide turno en un supermercado o como quien siente la frialdad de una cola de personas  para renovar su DNI.

Eso es romper de cuajo con la tradición de la elección en la lectura, es romper ilusiones, es aniquilar varias sensaciones, recuerdos y sentimientos. Me puede la nostalgia y me aflige la ruptura, sí, ruptura, ya que a la hora de buscar un nuevo libro, ya no acudiré a Bidebarrieta, sino que iré a otra biblioteca en la que yo pueda elegir de manera más cómoda qué libro quiero.

Se
perdió
la
magia.

Y vosotros, ¿sois amantes de las bibliotecas?


Fdo: Una equilibrista a la que han desequilibrado.

.








Echa un vistazo a...

36 comentarios

  1. Pues sí, así se pierde la ilusión de ir a por un libro.Lo que nos gusta a los lectores es pasear entre estanterías,tocar,oler,elegir y salir de la biblio con nuestro pequeño tesoro. Así como me cuentas será todo muy frío,no habrá misterio.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola! Ya hace tiempo que no voy a las bibliotecas de mi zona, pero lo que más me gusta cuando voy a ellas es pasearme por los pasillos buscando un libro que vea y me apetezca en ese momento. Buscarlos a través de internet para que luego ellos te lo busquen, es como comprar un libro en amazon, por ejemplo. Supongo que lo harán para que no haya mucha gente buscando libros, pero quitan totalmente la magia de lo que es una biblioteca.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Aquí no llueve casi nunca, pero también me ha pasado la vida en bibliotecas y hemerotecas..y me has dejado muerta con lo que has contado, me parece increíble que pasen estas cosas, yo que he trabajado de bibliotecaria y me he dejado la piel por encontrar los libros que buscaban o incluso sin que los buscasen me encantaba recomendarlos, una vez que conocía bien al lector claro...

    Nada, a otra biblioteca y punto.
    Besitos cielo.

    ResponderEliminar
  4. Yo tengo una tarjeta para ir a la biblioteca de Eibar. Tengo que pedirle a la persona que está detrás del mostrador y lo mira en la pantalla del ordenador si lo hay. La empleada busca el libro si lo hay en las estanterías. Después tengo pocos días para leerlo y devolverlo. Por lo que ahora no me gusta casi nunca ir a por un libro. Prefiero comprarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Esa biblioteca es una preciosidad, pero es una pena que ahora el lector no pueda perderse entre los libros mientras se deja acoger en ese ambiente con tanta historia. Besos

    ResponderEliminar
  6. Sinceramente yo no soy muy de bibliotecas. Soy muy egoísta para los libros. Me gusta comprarlos y que sean míos, míos, míos. Y luego los tengo ahí en la estantería, como tesoritos que me encanta contemplar. Eso sí, la verdad es que el sistema nuevo me parece lo peor (aunque el edificio es una maravilla y sólo por eso deberías pasarte de vez en cuando). Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. El edificio es una preciosidad! Pero sí, con ese nuevo sistema ha perdido del todo la magia. Si lo que nos gusta es perdernos entre libros y cogerlos, ojearlos, esperar que alguno nos llame y nos invite...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Sí que estoy de acuerdo contigo que de esa manera se perdió la magia y el encanto de buscarlo en la biblioteca paseando por los pasillos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué biblioteca tan bonita!
    He descubierto grandes libros simplemente rebuscando entre los estantes de la biblioteca... si me lo impidieran... Coincido contigo, se pierde magia, placer y descubrimiento.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. :-O qué forma de cargarse la magia... yo suelo ir a la biblioteca sin saber con qué libro voy a salir de allí, me encanta como bien dices perderme entre los pasillos e ir mirando hasta enocontrar alguno que llame mi atención...
    Gracias por la introducción histórica sobre la biblioteca, me ha parecido muy interesante, ¡tendré que visitarla la próxima vez q pase por Bilbao!

    ResponderEliminar
  11. Venga ya, ¿en serio? Y pronto no estará ni el funcionario, habrá una máquina expendedora.
    La biblioteca es el segundo hogar de cualquier lector apasionado. Pasear por los pasillos y coger libros y mirar y dar la vuelta a por el descartado con el miedo a que ya se lo haya llevado otro lector más decidido.
    Apuntada para visitar cuando vaya.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Las bibliotecas son unos de mis lugares favoritos en el mundo! Nunca hay suficientes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Qué frialdad, ¿no? Como quien va a la farmacia y pide que le saquen las aspirinas. Y explicación ninguna, supongo... Cada vez hay menos magia en este mundo.

    Qué cosa más bonita de biblioteca, por cierto. Cuando estuve en Bilbao hace unos años sí que visité (por fuera) la de Azkuna Zentroa, pero esta no. Queda apuntada para cuando vuelva.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  14. Holaa guapa, muchas gracias por la historia de una biblioteca tan bella, la verdad que es un lugar increíble, una súper lástima que haya llegado a ese punto, sin dudas que se ha roto la magia, también me iría, solo llegaría a apreciar la bella estructura, nimodos, ojalá un día de estos mejore la situación :D
    ¡Beesos! :3

    ResponderEliminar
  15. ¡Qué bonita biblioteca! Y qué pena lo de retirar la sala de préstamo, con lo que gusta pasearse por los estantes y elegir libro...
    Besos

    ResponderEliminar
  16. ¿Pero de quién fue semejante idea? Ufff, me he indignado al saber que una preciosidad así ya no estará al alcance de los lectores. Como dices tú, así se parece más a una charcutería que a otra cosa.
    Lo siento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Mi querida Esther, para empezar la biblioteca es preciosa, soy muy amante de todas las artes y la arquitectura es de mis favoritas. Cuando vaya a Bilbao tengo que acercarme.
    Por otro lado, no he ido nunca allí y no tengo los sentimientos que te despierta a ti el lugar y esa magia que rodea a los libros y a todo lo demás que tan bien has descrito; sin embargo me parece horrible, aberrante, un sacrilegio... soy escritora, amante de la lectura y de los libros físicos. El encanto de ir a un lugar donde te rodean vidas, historias, dormidas esperando a que te las lleves a casa y cobren todo su esplendor. Nada se puede comparar a pasear entre libros, elegir uno al azar y observarlo, tocarlo, olerlo, hasta sentirlo y que sepas que es ese, que se va contigo a dar todo lo que tiene y a que tú lo absorbas.
    Vale, ya se me ha ido un poco, pero creo que se entiende bien lo que quería decir. Hay muchas bibliotecas esperando que vayas a visitarlas y quiza, si ven que ese sistema no gusta, vuelvan a la vieja usanza. Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué maravilla de biblioteca! La de León más fea no puede ser la condenada jajja

    Pues sí, es una pena que os obliguen a hacer eso...al final pierde todo el encanto que tiene ir a buscar el libro o libros adecuados. Quizás si ponéis alguna queja os devuelvan a la situación anterior...por probar no perdéis nada.

    Besitos

    ResponderEliminar
  19. Que feo eso que han hecho. Jamás había visto una biblioteca tan preciosa. Eso pasa por dejar al cargo de esas decisiones a personas que no sienten amor por lo que hacen :c
    Espero que justifiquen el cambio o que los lectores os unáis y consigáis que dure poco. Un besazo!

    ResponderEliminar
  20. Estoy contigo, lo bonito de una biblioteca es pasearse por ella y dejarte en volver y que te llame el libro elegido. Le han quitado la magia. Ojalá haya una vuelta atrás.
    Besote

    ResponderEliminar
  21. Hola!
    Primero de todo, es que el edificio en si es impresionante, nada que ver con las bibliotecas que yo tengo por aquí. Tiene que ser un placer poder ir a curiosear por lo que si, entiendo perfectamente que te hayan roto toda la magia, lo interesante de la biblioteca es poder curiosear y toquetear los libros antes de escoger cual se va contigo a casa. Una verdadera lástima.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Ay la leche, claro que se pierde la magia!!!!se convertiría como comprar siempre por amazon y no ir nunca a librerías de calle. Qué lástima.
    Es preciosa por cierto
    Un beso!

    ResponderEliminar
  23. Hola, que bello edificio.
    Yo nunca he sentido esa magia de la que hablas, vivo en República Dominicana y en mi ciudad las bibliotecas no son como las de allá, los libros que hay, la mayoría, son de texto escolares, y hay un mostrador para pedir los libros, buscas la ficha y el encargado te lo busca en los estantes detrás del mostrador, aquí no hay pasillos por lo que pasar sintiendo los libros jejee

    ResponderEliminar
  24. No me extraña que estés así. El edificio es una maravilla y desde luego la magia se pierde por completo. Es como si te lo diera la cajera del súper. No sé hacia donde vamos, pero algunos se están cubriendo de gloria.
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Qué bonito eso que dices de que las bibliotecas son lugares en los que una entra, cuando llueve en la calle, para no mojarse. Lugares en los que no llueve, pero una se empapa, se empapa de libros, claro. Qué bonitooooo...chuzos de libros, tormentas de historias y relámpagos de emociones para la pingüinitaaaaa... Besos!

    ResponderEliminar
  26. Hooola guapísima!

    Qué putada. No se entiende, un edificio tan bello y que quieran joder al personal de esta forma. Las biblios se conservan si la gente va. Aquí tenemos varias que son históricas y creo que si hiciesen eso los ciudadanos nos comeríamos al ayuntamiento con patatas. A mi me encantan las bibliotecas, tienen un encanto especial, ya no solo por los libros sino por la gente que acude a ellas. Vaya chasco lo que han hecho.

    Un besote enooorme!!! ♥

    ResponderEliminar
  27. Pues si que se perdió la magia, porque yo me pasaba horas y horas mirando libros en la biblioteca y a lo mejor luego no me llevaba ninguno porque ya tenía otros, si ya lo sé, ¿y para que miras? pues por el hecho de mirar libros y libros, que nunca sabes lo que puedes descubrir.
    Pero si, en tu biblioteca se perdió completamente la magia, que triste de verdad que lleguemos a esos extremos.
    B7s

    ResponderEliminar
  28. ¡Hola! Puedo imaginar como te sientes pero realmente no lo se pues no soy asidua a bibliotecas, donde vivo es un pueblo tan pequeñito que la biblioteca ha permanecido cerrada años por desuso, ahora la abren algunas tardes para que los pequeños vayan y hagan sus tareas, libros hay muy pocos tanto así que posiblemente tenga yo más en casa que allí tienen, donde vivía antes si fui alguna vez a la biblioteca pero cuando era más pequeña pues está la cosa medio igual...

    Besos =)

    ResponderEliminar
  29. Hola.
    Es una auténtica pena que se carguen esa maravillad e acudir y pasear por los pasillos tan maravillosos y llenos de libros, a hacerlo en un mostrador tan fríamente como comentas. La biblioteca es una maravilla arquitectonica, que preciosa es.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  30. Qué triste entrada, nunca deberían cambiar ese sistema ¿cómo no te van a dejar caminar para ver qué libro decides llevarte? tan bello lugar, coincido que le quitan gran parte de su magia.

    ResponderEliminar
  31. Qué maravilla de biblioteca. Me gustó esa figura de Unamuno, presidiendo siempre la sala, qué gran detalle.
    Pues sí, se pierde por completo el encanto. Aunque me imagino que uno podrá igualmente pasear entre sus estantes y curiosear a sus anchas no? Claro que, si para escoger una lectura tienes luego que seleccionarla por un programa informático, un poco rollo sí.
    Yo no he ido mucho a bibliotecas, pero sí a librerías, y te comprendo perfectamente. Moniki ya me tiene por imposible, y cuando entro en uno de estos sitios mágicos tengo que ir solo, porque la persona que va conmigo se aburre. A veces he entrado por la tarde y he salido por la noche, y a lo mejor ni me he llevado nada, pero me gusta curiosear entre sus rincones, coger un libro, otro, tranquilo, sin prisas.

    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  32. Pues sí, se piede la magía con todo lo tecnológico en favor de lo práctico y los más rentable económicamente. Como si los que van a una biblioteca tuvieran prisa. Es como entrar en una librería. Hay que ir sola para que nadie te meta prisa mientras lees sinopsis, ves portadas y enredas entre muchos autores.
    Hace mucho que no voy a la biblioteca porque compro los libros que siempre desee tener, pero fueron mi refugio muchos años, un lugar donde enocntrarme a mi misma sin tener que fingir lo que no era, sin pintura, sin tacones, yo misma como me gustaba ser. Una pena, si!!!

    Bs.

    ResponderEliminar
  33. Qué preciosidad, y qué pena que ahora sea así, qué impotencia. Te entiendo perfectamente. Siempre he amado las bibliotecas, aunque desde la facultad hasta la actualidad hubi un tiempo en que me distancié porque quería obligarme a leer todo lo que tenía en casa antes de traerme más cosas. Ahora tengo una cerca de casa, pero casi no la visito, porque tengo otra cerca del trabajo que me pilla mejor y es...no tiene nada del otro mundo, es el exterior lo mejor, tiene un pequeño parque con cascada y bancos donde sentarte y con el buen tiempo es un gustazo sentarte a leer un ratoen uno de ellos sin oirse nada más que a los pájaros y alguna que otra vez algun niño jugueteando por allí. Un besote!

    ResponderEliminar
  34. ¡Hola Esther!

    Lo primero de todo, qué bibliotecas tan bonitas tienes la suerte de tener cerca. Me encanta la idea de que las bibliotecas estén en edificios con historia. Parece que al pasear por ellos puedas sentirla.

    Ahora voy a hacer de abogado del diablo. Actualmente, soy una bibliotecaria que trabaja en una biblioteca de préstamo restringido en mi horario, es decir, que si vienes de mañana puedes pasearte libremente por las salas y elegir tus libros pero si vienes de tarde, sólo hay una abierta y si necesitas algo de las otras, tienes que apuntarlo y vamos las bibliotecarias a por él. En mi caso, es una biblioteca especializada, no es lo mismo que cuando tienes literatura y te dejas incluir más, pero sé que para muchos no es excusa.

    Sólo te puedo decir que en estos casos, suele ser por culpa de recortes de personal, no se pueden abrir bibliotecas o algunas salas si no se contratan bibliotecarios o personas responsables que "cuiden" del espacio y de los usuarios.

    En cualquier caso, entiendo completamente tu desilusión y tu cabreo. Intenta poner alguna reclamación y ojalá la tuvieran en cuenta.

    Un besazo enorme

    Sandra

    PD. No dejes nunca de pisar las bibliotecas, aunque algunos se empeñen en quitarnos la ilusión

    ResponderEliminar
  35. Me dio mucha pena cuando me lo comentaste, yo soy de los lectores que van a la biblioteca a mirar muchas veces, solo a pasear entre títulos aunque no coja ninguno y tocarlos y pensar. Soy así de rarita, pero me encanta hacerlo
    Besos

    ResponderEliminar

Todos los comentarios respetuosos tiene cabida en este espacio.